Miravet

Fecha seleccionada
No disponible
Miravet

La situaci贸n privilegiada de este lugar, hace pensar que podr铆a haber sido un asentamiento ib茅rico. La profusi贸n de este tipo de asentamiento, a lo largo del r铆o, y la situaci贸n estrat茅gica de Miravet, tanto desde el punto de vista defensivo como econ贸mico, avalan este supuesto, si bien de momento no se han llevado a cabo actuaciones contundentes a los restos arqueol贸gicos, s铆 se ha Tambi茅n es posible romano, seg煤n los indicios que se pueden observar en ciertas partes de sus cimientos o restos de opus espicatum a las murallas. Pero el hecho de que sabemos es que, durante el dominio 谩rabe, se integr贸 en la estructura defensiva que se estableci贸 a lo largo del Ebro, y que constituy贸 junto con Siurana, uno de los 煤ltimos reductos del poder isl谩mico en tierras del Principado. Seguro que es en este periodo cuando aparece un conjunto de estructura urbana concentrado a la fortaleza con el nombre de "Mur脿bit", de donde es originario el actual nombre de Miravet.

En 1153 fue conquistado por Ram贸n Berenguer IV, cinco a帽os despu茅s de Tortosa, y ese mismo a帽o, seg煤n un documento fechado el 24 de agosto, el conde hace donaci贸n del Castillo de Miravet, con todos sus t茅rminos y pertenencias, a la Orden del Temple, concretamente al maestro de Provenza e Hispania Pere de Rovira. Esta donaci贸n, junto con la de otras fortalezas secundarias, convirtieron los templarios en casi los 煤nicos se帽ores de toda la zona comprendida entre el Ebro y el Algars.

La repoblaci贸n del lugar se efectu贸 unos a帽os m谩s tarde, sin excluir la poblaci贸n sarracena, conviviendo en la villa las comunidades morisca, jud铆a y cristiana hasta la expulsi贸n, en el siglo XVII. En el fogaje de 1497, tras la expulsi贸n de los jud铆os, hab铆a un 97% de poblaci贸n morisca en Miravet.

Los templarios reconvertir una parte del recinto fortificado en castillo-monasterio, siguiendo el estilo rom谩nico-cisterciense, que se convirti贸 unas d茅cadas m谩s tarde en la sede de la Orden en la Corona de Arag贸n, con el archivo y el tesoro provincial. Desde Miravet se planearon las conquistas de Mallorca y Valencia y salieron los mejores ej茅rcitos del reino, tal como registran los documentos de la 茅poca. El 13 de diciembre de 1307, Jaime II ordena la detenci贸n de los templarios a su reino, seg煤n el deseo del papa Clemente V y Felipe IV, rey de Francia. Durante doce meses, los templarios refugiados en el Castillo de Miravet sufrieron el asedio m谩s largo que conoci贸 la Orden, convirti茅ndose en el 煤ltimo reducto a la Corona, capitaneado por Fray Ram贸n de Sagu脿rdia y Fray Berenguer de Sant Just. El 12 de diciembre de 1308 se produce la rendici贸n pac铆fica, finalizando as铆 todo un a帽o de resistencia. En 1312, la Orden de la Milicia del Templo de Salom贸n, "los Pobres Caballeros de Cristo", se extingue, cerrando as铆 un cap铆tulo m谩s de la historia de Occidente.

En el a帽o 1317, con la ca铆da del Temple, el castillo y numerosas posesiones m谩s, pasan a manos de la Orden del Hospital dependiente de la Castellan铆a de Amposta. Los hospitalarios ordenaron la compilaci贸n del Libro de Costumbres de Miravet (1319), en versi贸n latina y catalana, que otorgaba una cierta autonom铆a a los pueblos de la castellan铆a. Miravet continu贸 dando nombre a la alcald铆a, pr谩cticamente hasta la extinci贸n de la Orden en 1835, pero la subida de impuestos y las plagas y pestes que se produjeron en las d茅cadas subsiguientes provoc贸 una notable baja demogr谩fica y decadencia econ贸mica que lo hacer perder el protagonismo que vivi贸 durante el dominio templario, hasta que se produce la expulsi贸n de los moriscos en 1610.

Sin embargo, el castillo de Miravet, continu贸 teniendo importancia, sobre todo durante las sucesivas guerras que tuvieron lugar en el Principado, y en especial la del a帽o 1640, que comport贸 un aumento de poblaci贸n considerable, en buena parte de la misma poblaci贸n huida a帽os atr谩s hacia Valencia y Arag贸n. La recuperaci贸n de la industria artesana, sobre todo los oficios alfareros, y la venta de sus productos r铆o arriba por todo Arag贸n, siguiendo la tradici贸n de los siglos anteriores, dio un nuevo aire a la poblaci贸n que no se ve afectada hasta la guerra de Sucesi贸n de Felipe V, en 1714, y la desmantellaci贸 y orden de derribo de Carlos III, en 1750, pero todav铆a sirvi贸 durante las guerras carlistas en el siglo XIX. Tras la desamortizaci贸n de Mendizabal, los carlistas lo reconstruyeron en parte y lo ocuparon hasta el 1875, cuando el general Mart铆nez Campos el bombarde贸 y lo conquist贸.

La villa y el castillo volvieron a sufrir las consecuencias b茅licas de la Guerra Civil espa帽ola de 1936, sobre todo el a帽o 38 durante el tiempo que se decidi贸 la Batalla del Ebre.

Texto extraido de la pagina web http://www.miravet.cat


Miravet

Comparte en

Facebook Twitter del.icio.us Google MySpace

Siguenos

Facebook